El uso de toxina botulínica es un procedimiento muy  común y que puede ayudar mucho a la imagen de todos los pacientes que presentan alguna “arruguitas” en la cara, ya que esta sustancia las puede desaparecer o desvanecer  de forma importante.

Este tratamiento no es para siempre y debe repetirse conforme su medico y usted sientan que deben volver a aplicarlo.

Esta sustancia puede auxiliar también en otros padecimientos como por ejemplo en los pacientes que sudan mucho de las manos o de las axilas dando excelentes resultados.